René Avilés Fabila - Escritor

 

La extrema fortaleza de la risa
El Envagelio según René Avilés Fabila *

Genoveva Caballero

La ironía casi imperceptible (porque muchos creen todo lo que dice), fina, como sedoso pañuelo envenenado, la inquisitoria mente de un escritor -que duda, luego existe-, se develan en su rostro sonriente, cuyos ojos amables también descubren la infatigable necesidad de cuestionarlo todo, de derribarlo todo; de burlarse de las grandes entelequias humanas para reducir al hombre a eso: ser hombre y serlo con todas sus consecuencias. La ironía casi imperceptible (porque muchos creen todo lo que dice), fina, como sedoso pañuelo envenenado, la inquisitoria mente de un escritor -que duda, luego existe-, se develan en su rostro sonriente, cuyos ojos amables también descubren la infatigable necesidad de cuestionarlo todo, de derribarlo todo; de burlarse de las grandes entelequias humanas para reducir al hombre a eso: ser hombre y serlo con todas sus consecuencias.

Así, pluma en ristre, René Avilés Fabila escribió y nos entrega “El Evangelio según René Avilés Fabila”, para desmitificar las creencias atentatorias contra la razón, prohijadas bajo la justificación bíblica. “Somos un país, una especie, sumamente crédulo”, dice, “y me preocupa la profunda credulidad de la gente.”

Su volumen de apenas 151 páginas, por su carácter herético, estaba condenado a no ver la luz jamás —al fin hijo de las tinieblas— porque ni siquiera la editorial Nueva Imagen, casa editora que alberga la obra completa del escritor, mostró interés para publicarla. “Quizá por fundado temor a la Inquisición”.

Según René Avilés Fabila, este recientemente publicado libro “El Evangelio según René Avilés Fabila” ya tenía tres o cuatro años de terminado, cuando al fin Plan C Editores decidió mandarlo a la imprenta con una edición de 1,000 ejemplares, misma que finalmente llegó a los lectores a partir de este octubre.

Avilés Fabila, príncipe de la ironía, señor del sarcasmo y padre de la sorna, cree firmemente que a las creencias no hay que tomarlas tan en serio, sino abordarlas con la extrema fortaleza de la risa porque es propio de la razón humana inquirir, preguntar, y que el conocer las incongruencias sólo puede manifestarse con buen humor, para no descender al pantano de la desesperación ante la evidente falta de virtudes humanas. Y en ese tenor, anti solemne, carente de afectación, aborda esas inquietudes, con risa, con humor en el conjunto de ensayos que constituyen las páginas de “El Evangelio según René Avilés Fabila.”

¿Por qué un texto sobre La Biblia de alguien que se afirma a sí mismo como no-creyente, pero que al final confiesa haber cumplido con todas las regulaciones clericales para ser miembro de la grey?

“Es parte de la broma, yo la verdad estoy absolutamente convencido de que no soy una persona creyente, aunque fui educado en el catolicismo. Cuando yo era niño no había televisión, uno leía mucho o le leían, se vivía en un medio ambiente con muchos libros. Mis abuelos eran muy católicos y La Biblia era de uso común; con ellos y por costumbre yo mismo fui leyendo La Biblia; luego alguna bruja media monja que me preparó para la primera comunión me siguió explicando sus contenidos y finalmente la leí completa.

“Luego se me olvidó. Nunca la tomé muy en serio. Ya desde entonces me parecía fantástica e improbable. A los 15 o 16 años me di cuenta definitiva de que yo estaba absolutamente incapacitado para creer en alguna deidad. Me era imposible imaginar y creer. Batallé un poco con estos pensamientos, pero sucedió porque el medio que me rodeaba era católico: iban a misa, comulgaban el 1º de cada mes, se confesaban; todo este número que no sé si siga siendo usual, pero entonces yo lo hacía por imitación. De pronto desistí, me dije, me estoy haciendo tonto. No obstante, nunca me molesté con nadie porque si creyera. Yo espero que los demás no se molesten conmigo porque yo no tengo esa posibilidad.

Sentado en la Biblioteca Rubén Bonifaz Nuño de la Fundación que lleva su nombre, René Avilés Fabila continúa:

“Cuando empecé a escribir, las cosas que se me venían a la mente tenían que ver con La Biblia y con la mitología griega, ahí las cito a ambas, porque son libros que leí de muy pequeño, mi mamá me dio a leer La Ilíada y La Odisea y otros muy pronto, de tal manera que me familiaricé con todo eso e influyó en mi modo de escribir. Y considerando que durante muchos siglos la mitología griega fue una religión, pues cruzar las referencias entre mitología griega y la religión que La Biblia tutela, fue natural en mí. Cuando comencé a escribir empecé con ese tipo de texto fantasioso. Entonces siempre que escribía me aparecían referencias a La Biblia o la mitología.

“De hecho me di cuenta que muchos de mis cuentos tenían tema bíblico, los reuní y casi sale un volumen. Pero de pronto ahí se mantiene la preocupación, porque vi a la religión católica como muy grande, tremendamente ampulosa, exageradamente arrogante, desmesuradamente dramática: con esos cristos llenos de sangre, todo ese sufrimiento, todo eso que exhibe y no va conmigo, se aparecía en mis cuentos y se sigue apareciendo constantemente. Y aún después de escribir el “Evangelio…”, en los últimos meses han vuelto aparecer los temas religiosos, ahora viendo a ciertos santos que me parecen verdaderos criminales, por ejemplo san Miguel y san Jorge, éste último que mataba dragones, siendo como soy de la sociedad protectora de animales, no puedo menos sino indignarme y levantar mi dedo flamígero contra esa devastación en contra de una especie.

Con su clásico humor, alimentado por la ironía constante, advierte:

“Ahora ya no hay dragones. Todo por san Jorge. Si nos atenemos a toda la imaginería cristiana, uno ve que los dragones eran muy pequeñitos, parecían como perros grandes, me parece que un caballero armado con lanza, espada y escudo abusara del pobre dragón. San Dragón, debería ser, porque es el verdadero mártir. Por eso me puse a estudiar la iconografía de artistas como Miguel Ángel, Rafael, Paolo Uccelo y otros, con tema de ángeles, o los santos venerados, para darme cuenta de sus crímenes contra la civilización.

“Bueno, lo real es que los temas bíblicos, mitológicos y religiosos están como muy presentes en mi trabajo y tengo la idea de que todas mis lecturas iniciales las conservo más frescas, porque hay autores que he leído más recientemente y sólo me dejaron recuerdos muy vagos.”.

¿La sola inquietud sobre la religión no es parte de cierta fe? ¿No existe una posibilidad para Avilés Fabila de que haya Dios, pero de un modo que La Biblia u otros textos religiosos no capturan o no revelan?

“Por si las dudas yo ya cumplí con todos los requisitos y tengo mis papeles en orden. (Claro que es una broma, algo humorístico, como todo el texto y su contexto). Mi papá tampoco era creyente, aunque no me eduqué con él. Mi papá alardeaba un poco de su ateísmo. Y decía frecuentemente una frase que yo he adoptado: ‘Si hay un Dios, que me juzgue por mis acciones, por mis actos”.

"Porque con la lectura de La Biblia parecería que si uno no roba, no mata o no miente, pues no tiene acceso a ese lugar hermosísimo y aburridísimo que debe ser el Paraíso, además hay cosas en los mandamientos que son imposibles de llevar a cabo, por ejemplo, ni más ni menos que no desear la mujer del prójimo, porque estoy convencido de que uno pasa su vida deseando la mujer de su prójimo, aunque nunca lo diga en voz alta, máxime si es guapa, claro que si está horrenda ¡uno respeta la mujer del prójimo!, porque los prójimos y la prójimas suelen ser muy deseables.

“Por eso me acerqué a los evangelios apócrifos, por eso me gustaron más, porque son más humanos; quise saber por qué no eran aceptados, por qué eran rechazados. En ellos encontré que los santos, la virgen, todos ellos eran como de carne y hueso. También me topé en ellos — como Saramago— con un Jesucristo más humano, con dudas, con temores, con tentaciones; hay que ver quién sabe cómo estaría la Magdalena y cómo libró la tentación. Los apócrifos son voluminosos, son más extensos que la misma Biblia”.

¿De existir un Dios, aunque fuera creado al revés, por el hombre, ese dios cómo sería para René Avilés Fabila?

“Yo pensado más en Zeus, por ejemplo, como una deidad más cercana al ser humano, se mezcla más con los mortales, tiene afectos, predilecciones, cólera, afecciones; como es el ser humano, completo, cabal. El ser humano como lo ve La Biblia, no existe. Además La Biblia es un libro terrible, lleno de muertos, masacres, adulterios, nada más Sansón hizo una matachina de filisteos más grande que el holocausto judío. Israel debería ser juzgada por haber cometido un genocidio filisteo, desde tiempos anteriores a La Biblia (ya no queda ni un filisteo); pero a lo mejor por eso se ensañaron con Jesucristo, porque en lo apócrifos hay evidencia de que es probable que Jesús fuera filisteo, no judío… pero no quiero ser acusado de anti sionista o nazi, sino nomás como un expositor que revisa evidencias encontradas en documentos históricos que me causan asombro y mayor curiosidad acerca de las creencias.”

¿Entonces no cree ni siquiera en una inteligencia rectora de toda la creación, no le parece que puede ser?

“Eso me dicen muchos, pero la duda acerca de ello me ha causado muchos problemas, porque cuando expreso estas dudas la gente se molesta mucho, por ejemplo, cuando era joven, tuve una novia muy guapa que me daba muchos regalos y cuando la mande a leer a Oparin, el texto sobre el origen de la vida, se lo contó a una monja quien le dijo que yo no le convenía y la miserable me abandono.

“A lo largo de millones y millones de años se fueron creando las condiciones necesarias para que apareciera la vida, me parece más razonable. Eso es lo que se me hace mucho más explicable, que imaginar a un Dios aburridísimo, que vivía en un caos desordenado horrible y que de pronto se le ocurra: “hoy voy a separar las aguas de la tierra”… ¡y además lo hace hablando! No, no me cabe en la cabeza. Cuando volví a releer La Biblia se me hizo muy tediosa (quizá porque la saqué del cajón de un buró de un hotel gringo), salvo algunas partes conmovedoras, poéticas, hermosísimas, pero para mí son eso: bellas piezas literarias y nada más.

“El hecho es que me parece imposible que de pronto un señor Todopoderoso, que vivía en un lugar verdaderamente horroroso, que intempestivamente empieza a crear y descansa un día, además lo hace hablando, como dijimos. ¿En qué idioma habla Dios, de qué nacionalidad es? Todo ese mundo se me presentó en algún momento, dejé de discutirlo con mis amiguitos y mis familiares, simplemente escribo con cierto sentido del humor que a mí me parecen mucho más razonables. Y para escribir este libro, busqué muchas versiones de La Biblia, y todas las citas que hago son verdaderas, aunque en otros de mis libros las citas son falsas (idea que le robé a Borges)”.

¿No le parece entonces muy recurrente e igualmente inexplicable la necesidad humana de tener dioses?

“Hay dos cosas inherentes a la humanidad: el arte y la religión. Primero la religión como una explicación ante lo inexplicable: el rayo, la lluvia, y todo lo inmanejable para la pequeñez del hombre. Y luego, quizá la música y la danza para clamar a esas fuerzas y volverse interlocutor de ellas.

“Hay una diferencia abismal, entre el cristianismo cuando era una pasión, como dice Borges, en el que se convirtió al hacerse un poder y haber cometido toda clase de crímenes escudado bajo la tutela de un Dios imposible y una Biblia que no se practica.

“Tendría yo como 10 o 12 años cuando entré a la sacristía de una iglesia de mi barrio por Villa de Cortés, para decirle algo al padre Gabriel —lo recuerdo muy bien, que no era mal parecido— y me lo hallé besuqueándose con una vecina. Ese fue mi primer encuentro con la incongruencia. Me dijo: ‘la carne’, vi a la muchacha y dije: ‘Sí, es cierto, tiene razón’. Y más de alguno me hizo proposiciones más allá de lo prudente y lo aceptable que, afortunadamente, no acepté, para seguir viviendo y morir ‘machín’.

¿Por qué la persistencia en ser provocativo?

“Es de nacimiento, nunca pude ser de otra manera. Por eso cuando estudie relaciones internacionales — en algo tenía que hacerle caso a mi mamá— me pareció una profesión detestable, por eso la literatura, ser maestro, me permitió la libertad del pensamiento y de cátedra; me gusta ser provocador, ironizar. Siendo comunista, me burlé del comunismo; habiendo nacido católico, me burlé del catolicismo. El sentido del humor salva. Qué hace uno cuando se derrumba todo en lo que creía: explicarlo todo con sentido del humor. Eso me salvó la vida, no tengo crisis, no tengo depresiones; estoy donde debo estar. La burla, finalmente, me lleva a la reflexión sobre mis creencias más férreas.”

onfío en la suprema fortaleza de la risa

"Confío en la suprema fortaleza de la risa”, afirma René Avilés Fabila.

A los 10 o 12 años comenzó a descreer en la religión católica por un sacerdote besucón.

A los 10 o 12 años comenzó a descreer en la religión católica por un sacerdote besucón.

Cuando se derrumba todo en lo que se cree, lo mejor es explicarlo todo con humor, afirma el escritor y periodista.

Cuando se derrumba todo en lo que se cree, lo mejor es explicarlo todo con humor, afirma el escritor y periodista.


Aparecida en Difunet* Aparecida en Difunet


Arriba

Principal de Web René Avilés

 


Regreso a la portada del sitio de René Avilés Fabila